Tips para construir marca

marketing-600x400

Algunos emprendedores comienzan su negocio tratando de promover su producto o servicio, pero en ocasiones cometen el error de preocuparse únicamente por el crecimiento  financiero y dejan la construcción de su propia marca como el último de sus objetivos.

A través de la historia se ha considerado la marca como una herramienta relacionada con el nombre de la empresa o su propietario, un elemento orientado a una simple identificación. Sin embargo, actualmente se ha convertido en el bien más importante de toda organización, va más allá de la imagen gráfica, la denominación o el letrero, representa la esencia de la empresa y de los productos y servicios con los que compite en el mercado.

Es importante tener en cuenta que las organizaciones están conformadas por personas y que funcionan a través de los sentidos, los sentimientos, conceptos, razones y vivencias de cada individuo que hace parte de ellas. Ese conjunto de personas identifica cada empresa y de igual forma constituyen a la marca en un ser vivo, otorgándole carácter y personalidad.

La marca es la coherencia entre la identidad asumida por la organización y su proyección en el entorno. Si una empresa quiere tener éxito y perdurabilidad tiene que relacionarse con sus clientes a través de tres aspectos: sensorial, por las sensaciones que transmite; experiencial, por las experiencias que permite; y emocional,  por los sentimientos que produce.

Un claro ejemplo de esto es Coca Cola Company, la corporación multinacional de bebidas estadounidense, que a pesar de tener muchos críticos, ha logrado mantenerse en el mercado como una de las más importantes y a su principal producto como la bebida gaseosa más tomada en el mundo, la Coca Cola.

Al analizar el por qué una bebida negra, carbonatada, con químicos y una cantidad excesiva de azúcar tiene tanta aceptación en el mercado, podemos notar que no sólo se trata de un refresco, la esencia de la marca va mucho más allá. El que compra una Coca Cola está comprando  sonrisas, unión familiar, un rato agradable y lo que ellos llaman “La chispa de la felicidad”.

Para conseguir que la esencia de una marca sea más que un producto o un servicio, se debe trabajar en la construcción y definición de esta. Aquí les recomendamos algunos tips para lograrlo.

1- Firmeza: la esencia debe poder condensarse en una o dos palabras, más de eso puede indicar que no está centrada y al no estarlo se convierte en una marca genérica.

2- Intangibilidad: debe tener la capacidad de mantener la firmeza más allá de la descripción física. Es el prestigio es lo que tiene que hablar por la marca.

3- Exclusividad: debe tener muy claro lo que le hace diferente y única en el mercado, ese es el verdadero valor. Si una empresa realmente quiere sobrevivir tiene que atreverse a hacer cosas diferentes.

4- Experiencia: si se busca un futuro como empresa se deben capturar los sentimientos del cliente mientras este experimenta la compañía. El consumidor sólo compra una vez, si decide hacerlo nuevamente es por la buena experiencia que se le brinda.

5- Consistencia: la empresa debe ser coherente y manifestar su esencia, no sólo en las palabras sino en las acciones.

6- Autenticidad: si la esencia no es creíble los consumidores lo notan, por tanto terminarán rechazandola.

7- Perdurabilidad: lo que la identifica  debe ser inalterable. Si la esencia de la marca representa  aventura,  adrenalina y  velocidad, no puede cambiar de un día para otro y representar  paz y  tranquilidad.

8- Relevancia: las marcas exitosas son las que se vuelven importantes para el consumidor, pues son estos quienes las eligen por encima de las otras, para esto deben convertirse en relevante para cada cliente.

9- Escalabilidad: siempre se deben buscar nuevos retos y tener visión a futuro, por eso la esencia de la marca debe adaptarse al crecimiento de esta, pero siempre manteniendo la coherencia.

Tomado de: www.positivaalamedas.co